Evangelizamos

Parroquia San Francisco Javier (Bilbao)

Crecimiento en la Fe

Catequesis infantil

Formación desde los 6 a los 10 años para recibir el sacramento de la Primera Comunión.

Celebramos Misa familiar todos los domingos a las 12:00 h.

1.- Primer curso
Los niños y padres asisten una vez al mes.

2.- Grupos de 2º, 3º y 4º curso
Nos reunimos quincenalmente de 18:30 a 19:30 h.
Una vez al trimestre los padres y madres tienen reunión con el párroco.

3.- Grupos postcomunión
De 10 a 14 años.
Se reúnen los viernes a las 19:30 h. en la Parroquía San Vicente Mártir de Abando.

4.- Grupos de Confirmación de jóvenes
Desde los 14 años hasta el comienzo de la universidad para recibir el sacramento de la Confirmación.

5.- Grupos de Referencia
Jóvenes confirmados de diferentes edades se reúnen para crecer en la fe y conocer más a Jesús.

Crecimiento como comunidad

Crecer en Comunidad (Rafael Aguirre)

Comenzó su andadura en el curso 2019-2020.

Su objetivo es crecer como comunidad cristiana comprometida y responsable de la vida de la comunidad parroquial, teniendo como base y espacio de crecimiento en la fe y en la vida cristiana a nuestra  comunidad parroquial de San Francisco Javier.

Se reúne 5 o 6 veces al año,  después de trabajar en común y  meditar  los textos bíblicos y teológicos, dirigidos por Rafael Aguirre.

Curso 2020-2021

Resumen del décimo encuentro (26-5-2021)

Concluimos el evangelio de Marcos, deteniéndonos en los aspectos más relevantes de los capítulos 14 a 16.

La cronología del relato evangélico desde el inicio de la vida pública de Jesús en Galilea hasta ahora, ha sido errática; sin embargo, la narrativa del desarrollo de los hechos al llegar a Jerusalén, es muy precisa. Marcos en los capítulos 11 a 13, previos al relato de la Pasión, nos dice que Jesús al llegar a Jerusalén lo primero que hace, es ir al Templo, símbolo para los judíos de ser el pueblo elegido de Yahvé, representación del poder político y columna vertebral del sistema religioso que con sacrificios y ofrendas beneficiaba a toda la clase sacerdotal. Jesús observando lo que ocurre en el Templo y su entorno, interdicta todo el sistema y expulsando a los vendedores realiza un gesto profético. Nuevamente, como en el cap. 1 está en juego la autoridad de Jesús. Escribas y sacerdotes cuestionan el origen esa autoridad y repreguntados por la naturaleza del bautismo de Juan, Jesús les deja sin respuesta. Nosotros, que hemos avanzado en la lectura del Evangelio de Marcos, ya sabemos que sobre Él ha venido el Espíritu de Dios y que su autoridad procede del Espíritu que lo posee.

El pueblo judío, está representado en los arrendatarios de la parábola de los vendimiadores homicidas que, requeridos por el amo de la viña para entregar los frutos, matan incluso al hijo del dueño. Jesús se distancia del Templo y no sólo en sentido geográfico, cuando anuncia su destrucción a los cuatro primeros discípulos.

La Pasión, es un relato teológico, no histórico, de naturaleza creyente, que no elimina el fracaso personal de los intervinientes. La comunidad de Marcos cree en la Resurrección, sin olvidar la Pasión. Teologizar es distinto que idealizar. El abandono de los discípulos resulta escandaloso para el lector. En la mentalidad del judaísmo, no cabe la cruz, el Mesías tiene que ser un triunfador. Marcos reivindica la cruz y el Reino de Dios, que se revela en la vida, desenlace y muerte de Jesús.

El relato de la Pasión es muy detallado y casi pueden seguirse los hechos hora a hora. Comienza con la entrada anónima de Jesús en Jerusalén para la cena pascual, donde anuncia la traición de uno, que está cenando con Él, las traiciones y negaciones que se sucederán y finalmente su encuentro de nuevo en Galilea. El relato de la consagración de la Eucaristía, es perfecto y permanece inmutable hasta hoy.

En Getsemaní, Jesús consciente de su soledad total, sin los suyos ni signos del Cielo afronta la Pasión entregándose absolutamente a las manos del Padre (Abba): “Hágase tu voluntad”. ¿Quién es ese Dios que manda a su Hijo a morir? Dios es un misterio.

Detenido Jesús, se reúne el Sanedrín, que aglutina a la aristocracia intelectual, política y clerical de la sociedad judía. Ante ellos reivindica públicamente por primera vez, su dignidad más alta: que es el Mesías, el Hijo del hombre, el Hijo de Dios. Marcos pone aquí en boca de Jesús, la confesión cristológica de la Iglesia primitiva, evidenciando la polémica de Jesús con todas las autoridades del pueblo judío, el pueblo elegido por Dios, que le condenan por blasfemo. En este contexto, Marcos, nos dice que el Sumo Sacerdote, en un gesto muy importante y cargado de solemnidad, se rasga las vestiduras. Al mismo tiempo, en una acción paralela, Pedro niega a Jesús. La fuerza del relato está en la simultaneidad de las escenas.

Le acusan ante el Sanedrín de ser Hijo del Bendito y ante Pilato, de ser Rey de los judíos. Marcos quiere disculpar al prefecto romano y nos lo presenta a merced de las autoridades judías -excarcela a Barrabás, que había participado en una revuelta-, disimulando así el conflicto de Jesús con el Imperio Romano.

En el camino hacia la cruz Jesús hace suyas las palabras del Salmo 22, es el justo que sufre, la persona creyente que pregunta a Dios por qué le ha abandonado. Dios no interfiere en la dialéctica de la libertad humana, respeta sus decisiones, no modifica la historia. Dios respeta lo que ocurre y sufre con su Hijo.

El momento clave en Marcos está en el cap.15, 37. El velo del templo de gran riqueza y vistosidad, separaba el santo de los santos del resto y sólo era traspasado por el Sumo Sacerdote el día de la expiación. Al rasgarse el velo, el evangelista nos dice que la economía del templo queda abolida con la muerte de Jesús. Desde ese momento, todos tiene acceso a Dios de forma directa e inmediata, no hacen falta intermediarios humanos, comienza un nuevo modo de relacionarse con Dios y acceder a su Misericordia.

A los pies de la cruz encontramos la gran confesión de éste Evangelio: Jesús es el Hijo de Dios. Es la gran revelación de Dios al mundo. La cruz es consecuencia de un estilo de vida, de un conflicto permanente y creciente con autoridades judías y discípulos.

El Evangelio de Marcos está muy bien escrito y se dirige a comunidades sencillas. Leerlo es una gran experiencia y hacer lo en voz alta como lo escucharon los primeros cristianos nos permite percibir el desarrollo de la fuerza narrativa de este Evangelio. Descubrir la vida de Jesús y a Jesús en la vida, transforma. No se puede proclamar al Resucitado sí no se sigue al Crucificado, aceptando un estilo de vida diferente. Creer es adoptar un estilo de vida creyente.

Pre-reunión Marcos 14 – 15

Esta vez se invita a leer una sección más amplia del Evangelio de Marcos. Si no se deja para el último día lo mejor sería leerlo todo más de una vez.

No da tiempo de un estudio pormenorizado de los capítulos 11-13. Hay que fijarse que cuando Jesús llega a Jerusalén, entra directamente al Templo (11,11), lugar que va a tener una función clave en toda esta sección. En el Templo Jesús realiza un gesto profético-simbólico de gran importancia. Los capítulos 11-12 constan de una serie de diálogos con las autoridades judías, que son fundamentalmente controversias. Tienen lugar en el recinto del Templo. Hay un contraste en la actitud ante Jesús de las autoridades, muy hostiles, y el pueblo que le escucha con agrado y le protege. En 13, 1-2 Jesús abandona el Templo y anuncia su destrucción.

El relato de la pasión sorprende por su carácter tan detallado con afirmaciones locales y temporales mucho más precisas que en el resto del relato. Hay que leerlo todo bien y seguido, pero vamos a fijarnos más en algunos pasajes.

14,17-31 La Última Cena

  • Los discípulos
  • El gesto simbólico-profético de Jesús

14,32-52

  • ¿Cómo afronta su muerte Jesús?
  • Actitud de los discípulos

14,53-72

  • La confesión de Jesús ante el Sanedrín y las negaciones de Pedro forman un díptico paralelo y en contraste.
  • ¿De qué le acusan a Jesús?
  • Nos encontramos con la gran confesión que Jesús hace de su dignidad. ¿Dónde está? ¿en qué condiciones la realiza? ¿en qué consiste la confesión de Jesús? ¿con qué otros textos del evangelio tenemos que relacionarlo?

15,1-15

  • Leer bien el texto, no lo deis por conocido. ¿Hay relación entre la comparecencia ante el Sanedrín y esta ante el prefecto romano? ¿De qué le acusan a Jesús? ¿Cómo queda el representante del Imperio romano?

15, 16-36

  • Leer bien el texto. El “honor” era el valor central de aquella cultura.
  • La crucifixión no solo como un tormento espantoso, sino como un rito de degradación, de escarmiento, de deshonor, vergonzoso. El relato de Mc quiere dejar bien claro que por todo esto pasó el Hijo de Dios.

15,37-39

  • ¿El v. 38 qué significa a la  luz de toda la última parte del Evangelio de Mc?
  • ¿Qué importancia tiene el v. 39? ¿Con qué textos del evangelio hay que relacionarlo?
  • ¿Se puede decir que el v.39 es la culminación narrativa y teológica del evangelio de Mc?

Mc 15,40-41

  • ¿Cómo interpretar la presencia de estas mujeres?

Mc 16,1-8

  • El final enigmático y abierto del relato de Mc

 

Ha sido un recorrido veloz por el apasionante y escandaloso relato con el que Mc dice que comienza el Evangelio (Buena Noticia) de Dios.

Se abre un abanico de preguntas. ¿Qué comunidad está detrás de este relato? ¿Qué implica seguir a Jesús en nuestros días? ¿Qué texto del evangelio es el que más te ha llamado la atención o qué aspecto del evangelio has redescubierto? ¿Cómo se puede introducir el chip del Evangelio de Jesús en el organismo de nuestro mundo? ¿Cómo es posible que subsista una institución que proclama a uno que terminó su vida crucificado?

Resumen del noveno encuentro (28-4-2021)

La lectura del Evangelio de Marcos, que culmina en la cruz, no pretende ser un estudio histórico de Jesús. La sección de hoy, tiene una cierta unidad. Marcos quiere que veamos que Jesús es Mesías e hijo de Dios. El lector lo sabe, nos lo dice al inicio de su Evangelio. Sin embargo, Pedro, que no lo había leído, en un texto que tiene especial fuerza, (cap. 8,27-38) afirma que Jesús es el Mesías. El silencio sobre el mesianismo que Jesús impone, contrasta con la enorme claridad al hablarles abiertamente de la cruz. Tres anuncios de la Pasión jalonan el camino a Jerusalén. Comienza ahora, la enseñanza difícil de Jesús a los apóstoles.

El evangelio de Marcos, experimenta una especie de profundización en el primer anuncio de la Pasión: dice que Jesús “comenzó a enseñarles”. Hasta ahora, predicaba y anunciaba el Reino de Dios. Pedro, reprende a Jesús cuando les habla de la cruz, quiere sacarle del camino establecido por el Padre, sus pensamientos son humanos, no acepta seguir a quien anuncia que va ser crucificado. Jesús, dirigiéndose a todos, le llama Satanás y obliga a Pedro a ponerse detrás de Él en el camino. Estamos ante una “segunda llamada” de Jesús a sus discípulos, esta vez, para que le sigan por el camino de la cruz.

El relato de la Transfiguración, recuerda al bautismo de Jesús al inicio del Evangelio de Marcos. Pedro, Juan y Santiago, que también le acompañan en la curación de la hija de Jairo y en la oración en el huerto, le ven hablar con Elías, el primer gran profeta y con Moisés, el primer gran legislador. Una voz desde la nube les dice:” Este es mi Hijo amado: escuchadle”; descubren la Gloria de Jesús: que es Hijo del Padre, un Padre que refrenda al Hijo. Pedro, obviando la cruz, quiere quedarse allí. Jesús continuando su camino, les ordena guardar silencio de lo que han visto, hasta después de su Resurrección. En la vida necesitamos experiencias que nos ayuden a encontrar consuelos espirituales, pero hacerlo en la vida cotidiana, es difícil. Encontrar a Jesús, descubrir a Jesús y decidir seguirle, es una experiencia que marca tu vida de forma permanente.

En el segundo anuncio, Marcos, quiere resaltar la importancia de las enseñanzas a los discípulos, nos dice que Jesús: “no quería que se supiera” que va camino a Galilea. Los apóstoles siguen sin entender y temen preguntarle. Camino a Cafarnaúm, discuten quién será el mayor y tendrá mejor puesto en el Reino de Jesús.

El tercer anuncio, subiendo a Jerusalén, es el más largo y claro. Jesús va delante, le siguen los discípulos con miedo. Desde el punto de vista narrativo, es un resumen de la Pasión perfectamente encuadrado, que explicita con claridad las circunstancias que generan tensión entre Jesús y sus discípulos. Los Zebedeos, le piden sentarse junto a Él en su Gloria, su reacción evidencia que siguen sin entender. La indignación de los demás es lógica y humana, surgen envidias y rencillas, también aspiran a los mejores puestos. Para llegar al Reino de Dios, Jesús propone un camino opuesto a las expectativas judías hegemónicas que tal vez en un principio pensaran. Los pensamientos de Dios y de los hombres no coinciden. Es una enseñanza tanto cristológica como eclesiológica. Nos dice que el camino de los seguidores de Jesús, debe ser igual que el de Jesús, un camino de servicio. Seguirle implica caminar por el mundo de un modo distinto. La dificultad de hacerlo por el camino de la cruz, es una tensión, también actual, que atraviesa a la Iglesia entera.

Sorprende que Marcos, perteneciendo a la segunda generación de cristianos, acentúe la gran diferencia entre Jesús y sus discípulos. ¿Qué pasa en ésta comunidad? ¿Por qué hay tanta tensión con Jesús, cuando les anuncia el camino de cruz y ellos no le entienden, o están “repartiéndose puestos” en el Reino de Dios? En el Evangelio de Marcos, ante la incomprensión de los discípulos, Jesús llama sólo a los doce y con paciencia les habla de servicio, de ser el último, trata de explicarles, para que entiendan, cuál es el camino. La enseñanza del cap.10,42-45 es rotunda: el que quiera ser grande, sea servidor y el primero sea el último; porque el Hijo del hombre ha venido a servir.

La expresión Hijo del hombre, es una designación de Jesús, que desapareció de la literatura cristiana. Probablemente Él la usara para referirse a sí mismo, de un modo enigmático. También se utiliza como título cristológico equiparable a su venida Gloriosa o simplemente para designarle. El libro de Daniel, cercano a la época cristiana, en el cap.7, habla de cuatro bestias que surgen del mar, en clara referencia a asirios, babilonios, seleúcidas y romanos, que someten a Israel, el pueblo de los santos (seres humanos); y el Hijo del hombre, que viene de las nubes del cielo y se dirige al anciano de muchos días – en referencia a Dios-, es una designación del pueblo de los santos, en contraposición a las bestias del mar.

Marcos, al final del camino de Jesús, relata el episodio de Bartimeo y lo sitúa en Jericó, última parada para los peregrinos que desde Galilea van a Jerusalén. Estamos ante la imagen del discípulo perfecto. Su fe le ha salvado, recobró la vista, nos dice el texto evangélico y sigue a Jesús por el camino de la cruz. La hemorroisa y Jairo, son perfectos ejemplos de fe y también lo es el padre del niño epiléptico a quien Jesús le dice que si crees todo es posible y con gran humildad el padre pide ayuda a su poca fe.Los personajes menores que Marcos nos ha ido presentado, explican qué significa seguir a Jesús y resultan decisivos para entender un Evangelio, que nos ha ido preparando para poder identificarnos con Él, antes de afrontar el conflicto final en Jerusalén.

Pre-reunión Marcos 8,27 – 10,52

-El camino de Jesús a Jerusalén está jalonado por los tres anuncios de la pasión. ¿Dónde están? ¿Hay progresión entre ellos?

¿Cuál es la reacción de los discípulos a los anuncios de la pasión? ¿Y cómo responde Jesús a la reacción de los discípulos?

-Leer con especial atención y como una unidad 8,27-38. Notar el juego de contrastes: Pedro confiesa y reprende. Pedro y Jesús se reprenden mutuamente. Jesús manda callar sobre algo y habla a los discípulos y a la gente sobre algo.

-El episodio de la Transfiguración (9,2-13)

  • ¿No recuerda a otro episodio de la vida de Jesús?
  • ¿Por qué está situado en este lugar?
  • ¿Cómo interpretarlo?
  • ¿A la luz de este episodio cómo interpretarías nuestra vida cristiana?

-¿Cuál es la enseñanza central de esta sección?

  • ¿Es una sección cristológica o eclesiológica?
  • ¿Qué sentido tiene para la vida cristiana de nuestros días?

-¿Cómo interpretar la curación del ciego de Jericó (10,46-52) y con qué textos guarda estrecha relación?

Resumen del octavo encuentro (24-3-2021)

Tras la oración en común, iniciamos el nuevo encuentro, con la indicación por parte de R.Aguirre de que es más enriquecedora la participación de todos.

El capítulo VII que comenzamos hoy, introduce una división fundamental en el evangelio de Marcos. Hasta el capítulo VI, la escena se desarrolla siempre en territorio judío, excepto el cruce en la barca a Gerasa (territorio pagano). El VII y el VIII se desarrollan en territorio pagano.

En el cap. VII hay un discurso de Jesús muy importante: empieza dirigiéndose a los fariseos, luego a los judíos y finalmente a los discípulos. La frase principal de este capítulo,” declaraba puros todos los alimentos”, es una frase revolucionaria, ya que en el judaísmo los preceptos alimentarios y matrimoniales tienen como objetivo conservar la identidad del pueblo, separándoles del resto. Con esta frase, abate las barreras que impedían a los judíos su trato con los paganos.

Jesús reprocha a los fariseos que las leyes que obligan a aceptar no son precepto divino, sino condiciones culturales, tradiciones humanas, que transgreden en ocasiones el precepto divino. Pone como ejemplo el corban (ofrenda en el templo), que exime del deber de atender en su ancianidad a los padres

El Evangelio de Marcos es un evangelio totalmente abierto a los paganos y Marcos en este capítulo pretende dejar bien clara la apertura a los gentiles, porque en esa comunidad, el componente gentil es quizá mayoría.

En la Carta a los Gálatas, Pablo y Pedro en Antioquía, reflejan su disputa y su divergencia respecto a los paganos que se están incorporando al cristianismo sin hacerse previamente judíos. Pedro en un principio acepta esta práctica, pero llegan judíos de Jerusalén y Pedro se separa de Pablo y adopta la estrategia judía. No sabemos cómo terminó el conflicto, pero parece que se distanciaron y Pablo evangeliza en adelante por cuenta propia, llegando a ser llamado “apóstol de los gentiles”.

Sin embargo, Jesús empezó su movimiento entre judíos y sólo se dirigió al pueblo judío. Quería que aceptasen el reino de Dios. El problema vino después, cuando la comunidad comenzó a abrirse a los gentiles. No fue un momento, sino un proceso. Y fue conflictivo. Ahí tuvo un papel especial Pablo, que tuvo muchos rivales dentro que no lo aceptaban. La apertura a los gentiles sin hacerse previamente judíos fue un discernimiento en el que se jugó el futuro del cristianismo. Fue la gran cuestión de la primera generación cristiana.

Jesús iba a los impuros de Israel, aceptaba el contacto con personas que un judío fiel no hubiera tenido. Pablo y otros desarrollan algo que estaba en Jesús, pero yendo aún más allá. Si Jesús lo hubiera dicho claro, no hubiera habido problema, pero sus sucesores tuvieron que dilucidar:

a) -que de Jesús surgiese un movimiento universal, o

b) -crear una nueva secta judía

Actualmente, estamos en una situación “similar”, en la medida en que estamos llamados a ser un grupo minoritario. El asunto en nuestra Iglesia será asumir nuestra condición de minoría, manteniendo nuestra identidad, pero sin convertirnos en un gheto. El cristiano sabe que no monopoliza el Espíritu de Dios, sabe que el Espíritu de Dios actúa en todos los seres humanos. Por tanto, hemos de tener siempre disposición a la escucha y a aprender, sin renunciar a nuestros propios principios.

El capítulo VII justifica el cap VIII, en el que Jesús va a Tiro y Sidón, territorio pagano. Y está suponiendo una reinterpretación cristiana de la ley, está suponiendo la implantación del Espíritu Santo (el cristiano no se confronta con una ley) y “lo que sale de dentro” es el espíritu de Dios. El cristiano discierne su comportamiento moral movido por el Espíritu de Dios. Hemos de tener una actitud de apertura al Espíritu.

(En la Iglesia institucional ha imperado un legalismo excesivo, propio de una institución que tiende siempre a controlar al máximo la vida de sus miembros, que iba acompañado de una falta de actuación del Espíritu, que sólo aparecía en los sacramentos. Donde está el espíritu del Señor, allí está la libertad).

Jesús va a Tiro y no quiere que se sepa. La insistencia de la mujer siro-fenicia le hace cambiar de estrategia, Jesús pone como ejemplo a la hemorroísa (impura) y a la mujer siro-fenicia (pagana). Los textos que siguen de la curación del sordo y el ciego son simbólicos. Jesús tiene un anuncio, quiere que se propasen las apariencias, que se vea y se oiga algo que sus discípulos no son capaces de ver. Pero Él es capaz de abrir ojos y oídos. Hay en este texto toda una catequesis de Marcos. Quiere que sus lectores descubran a Jesús, que se abran a otra realidad. El texto quiere suscitar experiencias. Y el pan que llevan en el barco es Jesús, que es el Pan de Vida. Es el pan que les da fuerza. El discípulo de Jesús tiene que ser capaz de ver y oir más allá. Jesús quiere que descubramos lo que Él significa, lo que significa el Amor de Dios. Quiere que aprendamos a ver la realidad de forma distinta.

Si somos discípulos, tenemos que evolucionar en este proceso. Jesús nos quiere enseñar a ver, atravesar las apariencias. Para ello debemos leer el texto y dejarnos interpelar por él.

Resumen del séptimo encuentro (24-2-2021)

Las relaciones de Jesús con la gente, sus discípulos y sus adversarios, son el hilo conductor en el Evangelio de Marcos. Hoy tratamos el tema de la fe. Quizás nos sorprendan las referencias al A.T, sin embargo, acudir a ellas implica un esfuerzo enriquecedor.

La reacción de la familia y vecinos de Jesús al oírle en la sinagoga de Nazaret, es doble: por un lado, se maravillan, por otro se escandalizan; el distanciamiento es evidente, el ambiente hostil que Jesús encuentra por la falta de fe, cierra la puerta a cualquier milagro.

La relación de Jesús con sus discípulos es constante y progresiva. Primero se reúne con ellos en el monte, llama a doce y desde el principio les envía a predicar con poder de expulsar los demonios. Son doce, como las tribus de Israel. La voluntad de Jesús, es congregar a todo el pueblo. De hecho, tras la muerte de Judas, siguen pensando que tienen que ofrecer el Reino de Dios al pueblo de Israel y eligen a Matías en su lugar. Después de marchar Pedro en el año 42, Santiago pasa a ser jefe del grupo hebreo de Jerusalén y a su muerte, Simón ocupará su puesto, pero ya no se dirigen sólo al pueblo de Israel (Hechos 12).

En un texto que subraya la pobreza, el desapego y la esperanza, Jesús, envía a los doce en misión -de dos en dos-, para dar testimonio de su confianza en Dios. Donde les acojan, estarán acogiendo el Reino de Dios. La hospitalidad con el extranjero y escuchar lo que tiene que decirte, es una virtud central en el A.T que pasa muchas veces desapercibida en el N.T. Las primeras comunidades cristianas, al igual que Jesús y los profetas, tienen un ministerio itinerante. Más tarde formarán comunidades asentadas como las de S. Pablo.

Marcos introduce a Juan el Bautista y pregunta, como en el capítulo 8, ¿quién es Jesús? Quiere que cada persona descubra quién es Jesús para él. Unos, dicen que es uno de los profetas, otros como Herodes, que es Juan el Bautista resucitado y otros que es Elías. El 2º Libro de los Reyes, en el capítulo 2, relata un texto muy importante en el mundo judío: la subida al cielo de Elías en un carro de fuego (por lo tanto, no muere); de hecho, en su pascua, un plato en la mesa y una silla vacía, simbolizan la esperanza en su vuelta.

Jesús al bajar del monte de la Transfiguración deja claro que para Él Elías, es Juan el Bautista.

El relato de su dramática muerte y la terrible escena de la presentación de la cabeza de Juan en una bandeja, es una catequesis de la cruz que, permite a Marcos anunciar y prefigurar el destino final de Jesús y explicarnos que los discípulos no acaban de entender, que seguir a Jesús, es hacerlo por el camino de la cruz.

Los apóstoles vuelven de su misión sin enterarse del brutal asesinato de Juan el Bautista. Jesús busca un lugar solitario para estar con ellos y poder hablar, pero no pueden, la gente no les deja. Marcos nos dice, que están como ovejas sin pastor y Jesús sintiendo compasión de ellos, se puso a enseñarles hasta tarde. Estamos ante una clara referencia al capítulo 34 de Ezequiel, un texto muy importante, que habla de Dios como pastor y ataca con dureza a los falsos pastores y líderes que descarrían al pueblo.

La primera multiplicación de panes y peces en Marcos, tiene lugar en territorio judío. El texto dice que los discípulos se acercaron y eso nos hace pensar, que no estaban entre la gente escuchando a Jesús (ellos creen que ya lo saben). Le piden que despida a la gente, para que vayan a comprar comida, porque es tarde y están en despoblado. De ahí la respuesta desabrida de Jesús: “dadles vosotros de comer”. Tergiversan a Jesús: compartir frente a comprar. Pronunciada la bendición a Dios, Jesús parte, reparte y hace que el pan, su enseñanza, llegue a todos. Jesús está alimentando, con la palabra que sale de la boca de Dios. Cuando comparten llega para todos y recogen 12 cestos de sobras. Para los lectores judíos, la referencia al A.T. es clara; en el Éxodo, cuando el pueblo va por el desierto, se sientan para comer en grupos de 50 o 100.

Ahora Jesús les envía a Betsaida, fuera de territorio judío, y de nuevo la barca. En Marcos hay que subrayarla.

Yahvé en el capítulo 3 del Éxodo dijo a Moisés: “Yo soy el que soy”.” Esto dirás a los israelitas: ‘yo soy me ha enviado a vosotros´”. Marcos en el relato de Jesús caminando sobre las aguas, hace una catequesis sobre la fe, basada en imágenes bíblicas. Para inculcar confianza a su comunidad, pone una expresión de Dios en boca de Jesús: “ánimo que soy yo, no temáis”. La comunidad de Marcos está perseguida, baqueteada, traumatizada por la guerra contra Roma, sacudida por mil dificultades, apartada, en conflicto con la comunidad de Jerusalén y sin embargo totalmente abierta a la gentilidad y muy comprometida con Jesús, supera las dificultades con una cristología muy elevada. El Señor está con ellos, no es un fantasma. Es algo que, la comunidad de Jerusalén que es muy judía y a la que pertenecen los discípulos y la familia de Jesús, no entiende … “no tenéis fe”, les reprochó Jesús en el relato de la tempestad calmada.

Aunque no le reconozcamos en las tempestades, borrascas, vientos contrarios y oscuridades de la vida, debemos ser conscientes que no estamos solos. La fe es una relación con Dios a través de Jesús, es confiar que Él está conmigo. Creer que está en la barca, es una experiencia de estar con Jesús, que te dice: “SOY YO”.

———————————

Lectura recomendada:  Capítulos 7 y  8 del Evangelio S. Marcos.

Pre-reunión Marcos 7-8, 26

Se propone la lectura de una sección larga, pero en realidad no lo es tanto, porque cuando leemos un texto narrativo siempre abarcamos secciones bastante más largas. No estamos acostumbrados a leer el evangelio como el texto narrativo que es. Conviene leer la sección de forma seguida, captar el hilo que la recorre, y después se puede volver sobre los diversos detalles.

Una observación previa. En la última reunión no tuvimos tiempo de comentar el final de la perícopa de Jesús caminando sobre las aguas. Leer 6,51-52: fijarse en la imagen que da de los discípulos.

 

  • Leer 7,1-23 Son palabras de Jesús. ¿Quiénes son los interlocutores de Jesús? ¿Cuál es la idea de sus palabras? Si tuvieras que elegir una frase ¿cuál sería? ¿A qué problema de la comunidad cristiana primitiva están respondiendo estas palabras?
    Fijarse que a continuación Jesús se va a mover por territorio pagano (versículos 24. 31).
  • La mujer sirofenicia: 7,24-30. Tras una lectura atenta ¿qué te sugiere este texto? ¿Qué consigue la mujer sirofenicia? ¿que personajes “ejemplares” hemos encontrado hasta ahora en el evangelio de Mc?
  • La curación del sordomudo de 7,31-37 y la del ciego de Betsaida de 8,22-26 tienen notable parecido. Fijarse en quien tiene la iniciativa de ir a Jesús; dónde lleva Jesús al enfermo; cómo actúa Jesús; el silencio que Jesús impone.
  • En 8,1-10 Jesús reparte el pan en territorio pagano como antes, en 6,34-44, lo había repartido en territorio judío. En el versículo 3 hay una indicación que hace relación tanto al lugar en que se encuentran como a una característica de la comunidad de Mc.
  • 8,14-21. Una escena de Jesús con sus discípulos en la barca, una escena particularmente larga y expresiva de incomprensión. Hay que relacionarla con las escenas de incomprensión que hemos visto hasta ahora, pero esta es especialmente dura y escandalosa. Sería bueno recapitular las escenas de incomprensión que han ido apareciendo (escribas y fariseos, la familia de Jesús, Los escribas que habían bajado de Jerusalén, los de Nazaret, sus discípulos). Es clara la relación con 7,31-37 y 8,22-26. ¿Estáis de acuerdo? Al final Jesús pregunta: “¿Aún no entendéis?¿Pero qué es lo que había que entender?
  • ¿Qué sorderas y cegueras existen en nuestra sociedad? ¿Qué es lo que no se ve y no se oye? ¿Nos afectan esta ceguera y sordera?
Resumen del sexto encuentro (27-1-2021)

Comenzamos dando gracias a Dios por este nuevo encuentro en un entorno cristiano y pidiendo al Espíritu fortaleza, ante las dificultades.

Proclamado el Reino de Dios, Jesús, explica con parábolas en qué consiste ese Reino, comparándolo con realidades pequeñas y sencillas. Las actitudes personales son diferentes y algunos discípulos no le entienden. Están en terreno judío, en la orilla occidental del mar de Galilea. Ahora, Jesús les propone pasar a la otra orilla, un terreno hostil y desconocido, donde viven los paganos y que los judíos evitan para no contaminarse.

El relato de la tempestad calmada, con un profundo valor simbólico, nos señala que los discípulos no son modelos de fe, son Iglesia que no acaba de conocer y confiar en Jesús. El miedo como expresión de la falta de fe es reiterativo en los Evangelios. Marcos, con una cristología muy alta, nos cuenta la vida de Jesús desde una fe muy profunda y justifica la apertura y el envío a la predicación, en el ministerio terrestre de Jesús.

La comunidad de Marcos, tiene como misión extender el Evangelio y dar testimonio del Reino de Dios a los que no son del pueblo de Dios, pero son hijos de Dios. La apertura a los paganos, gran dilema del Siglo I, causó confrontación y desgarros muy fuertes. Estamos, como sucede en la Iglesia actual, ante un discernimiento histórico muy difícil. El Papa Francisco nos invita a ser Iglesia en salida; sus viajes a territorios nada cómodos, para los cristianos, son un ejemplo. Como nos dice Marcos: hay que ir a Gerasa, pasar a la otra orilla, salir y renovar costumbres inveteradas. Es una invitación a seguir a Jesús sin miedo.

Marcos hace una proclamación muy elevada de fe en Jesús, otorgándole sobre los elementos, un poder que es característico y exclusivo de Dios (A.T.: Génesis, Éxodo y Salmo 106 entre otros). Se dirige a la tempestad como al espíritu inmundo de la sinagoga de Cafarnaúm. Para Él las dificultades son siempre obra del espíritu inmundo, ante ellas podemos sentir soledad, pero nunca olvidar que el Señor está con nosotros.

Al llegar a territorio pagano lo primero que encuentra Jesús, como describe Marcos con gran detalle, es a un hombre marginado socialmente, enajenado, insociable, un descalzado como dice el Papa. Por motivos culturales, todas las sociedades descartan a un grupo de personas olvidando que la marginación estigmatiza. Hoy nuestros marginados, están en lugares distintos.

Como en la sinagoga de Cafarnaúm, el espíritu inmundo que posee a éste hombre no quiere que Jesús se acerque. Se llama Legión. La fuerte presión que el imperio romano con sus legiones ejercía sobre el pueblo en tiempo de Jesús, marginaba a muchas personas y tal vez esa referencia al nombre, refleje su experiencia de vida, se siente perseguidos y poseídos por el imperio. Es un lenguaje disimulado, que la comunidad de Marcos y quienes piensan como ellos, entiende perfectamente; sin embargo, pasa desapercibido ante quienes están en un plano cultural distinto.

De forma espectacular, Jesús expulsa al espíritu inmundo, enviándolo a los puercos, animal impuro para los judíos. Marcos nos está diciendo que, con Jesús, los espíritus inmundos quedan totalmente aniquilados.

Las reacciones ante lo que hace Jesús son bien distintas. La sociedad, acepta que haya personas marginadas y no estando dispuestos a pagar el precio de la libertad, le piden que se vaya. El poseído, recuperado para la convivencia en el Reino de Dios tras la desposesión, quiere irse con Jesús, que no le acepta porque tenía preparada para él, otra vocación: ser el primer misionero que anunciara la Misericordia de Dios en territorio pagano. Experimentar a Jesús te convierte en testigo misionero y este debe ser el objetivo de la Iglesia de hoy: DAR TESTIMONIO – y esto falla- de la experiencia de Cristo.

La hemorroisa es una mujer absolutamente impura, que llena de fe acude a Jesús y con solo tocar su manto queda salvada. La fuerza de su fe es un ejemplo.

El relato de la hija de Jairo, está adelantando la capacidad que tiene Jesús para dar vida. La resurrección no se entiende. Juan, Pedro y Santiago que acompañan a Jesús a la casa de Jairo, son testigos de la incredulidad de la gente cuando les dice que la niña está dormida. Tampoco los discípulos entendieron a Jesús cuando les anuncia la resurrección.

Jesús nos pide fe, que es el hilo conductor. Pasar a la otra orilla es un tema eclesial.

Las encuestas que el P. Aguirre nos presenta, pretenden ayudarnos en la lectura del Evangelio, poner pistas para fijarnos en determinados aspectos. La lectura individual permite puntos de vista distintos y complementarios. Participar y compartirlos enriquece a cada persona y a la comunidad, centro de expresión de nuestra fe.

Resumen del quinto encuentro (10-12-2020)

Iniciamos el encuentro, recordando que Jesús viene a bautizar con el Espíritu de Dios, un bautismo que debemos interpretar como inmersión y plenamente aplicable a nuestro tiempo. Jesús, al inicio de su vida pública, PROCLAMA el Reino de Dios, predicando la Buena Nueva con palabras y hechos no sólo en la sinagoga y a los discípulos elegidos, sino en cualquier situación de la vida, poniendo en el centro al ser humano.

Ahora Jesús, a orillas del mar, ENSEÑA con parábolas, en qué consiste el Reino de Dios. La parábola es un recurso retórico también usado en la religión judía, para explicar e interpretar la palabra.  

Jesús con las parábolas se dirige a todos, incluso a los despreciados y apartados de la sociedad judía. Y lo hace de un modo distinto, que todos entienden, para lograr que cada oyente se sienta interpelado, piense y saque sus propias conclusiones. Las distintas interpretaciones, no tienen por qué ser excluyentes.

Los grupos religiosos judíos, que eran elitistas, se escandalizaron con Jesús, que no fue un líder al uso del mundo judío. La cruz, tema central en el evangelio de Marcos, empieza a vislumbrarse muy pronto.

En la parábola del sembrador, lo que está en juego, es la semilla, que es la Palabra de Dios. La siembra de Jesús es a voleo, generosa, general, confiada e itinerante. Él se dirige a todos, siembra para todos y sabiendo que mucha semilla se perderá. Frente a los fracasos y desilusiones no cabe el desánimo, hay que seguir sembrando, porque el evangelio es para todos. Como dice el Papa Francisco: “la Iglesia es una casa de misericordia, abierta a todos”.

Sin embargo, el destino de la semilla es diferente en función del terreno en que cae. La progresión de las respuestas, que la siembra suscita, según del terreno que recibe la semilla, no son muy distintas a las que podemos ver en nuestra sociedad. En unos, encuentra gran acogida, en otros, gran oposición. La parábola, inculca la disposición personal para acoger la palabra y permitir que nazca el Reino de Dios.

Marcos, al final de la narración de ésta parábola, cita a Isaías: …“para que por mucho que miren, no vean, por mucho que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y se les perdone»

Esta referencia también la encontramos en los evangelios de Juan y Mateo. En Hechos de los Apóstoles 28, S. Pablo, después de muchos viajes evangelizando y ya preso, se reúne con los judíos y les dice: “precisamente por la esperanza de Israel, llevo encima estas cadenas”. Con las palabras de Isaías, Marcos y Pablo, que eran judeocristianos, dan respuesta un hecho incomprensible para ellos: la negativa de los judíos a reconocer en Jesús, al Mesías.

Probablemente la explicación de la parábola del sembrador, fue añadida posteriormente por la comunidad cristiana a la vista de los comportamientos morales de sus miembros. Al leerla vemos que la perspectiva ha cambiado. Habla de terrenos que son distintos, con aplicación moral y exhortando al oyente, trata de provocar en él, una respuesta activa, que permita acoger la palabra con inteligencia y corazón. El terreno pedregoso, puede referirse a una comunidad perseguida y con grandes dificultades.

La parábola de la semilla que crece por sí sola, nos dice que es Dios quien lleva la batuta de un proceso que va más allá de la capacidad de compresión y control del ser humano. Es Él quien hará llegar el Reino de Dios; no depende del ser humano. Si acogemos la semilla, crecerá como Dios quiera. Este texto del evangelio de Marcos, escrito tras la destrucción de Jerusalén y bajo el trauma de la guerra, puede ir contra los rebeldes judíos que pretendiendo acelerar la venida de Dios y llevados por un mesianismo inexplicable y visceral, se sublevaron contra Roma, provocado su propia aniquilación.

La originalidad de Jesús al comparar el Reino de Dios con un grano de mostaza, fruto de su experiencia y saber cómo ser humano, debió ser desconcertante. Representa gráficamente el proceso evangélico. Al inicio, la palabra es algo muy pequeño, incluso se subraya la pequeñez de la semilla, pero una vez sembrado, crece y en contraste, da un gran fruto.

Marcos, que pertenece a una comunidad abierta a los gentiles, en el relato de la tempestad calmada nos presenta un texto cargado de intencionalidad teológica. La otra orilla es terreno desconocido, allí viven los no judíos y para ellos pasar a terreno gentil, era una empresa muy difícil.

La lectura atenta del evangelio de Marcos, nos permitirá ver qué dice y qué nos dice como personas y como comunidad, e ir descubriendo la relación entre los distintos pasajes y la perfecta progresión del relato evangélico, que tiene a la persona de Jesús como hilo conductor.

Pre-reunión Marcos 4,1-41

Se supone bien leído todo lo que antecede de Evangelio de Marcos, de modo que podamos establecer relaciones con lo que vamos a seguir leyendo. Está encuesta pretende ayudar a realizar una lectura detallada del evangelio,  a captar sus detalles, y a provocar una reflexión que llegue a nuestra propia vida. Esta encuesta prepara una sesión participativa, porque la lectura del Evangelio no puede ser comunitaria sino es personal.

– ¿Qué actividad realiza Jesús en 4,1 y en qué se diferencia de la que realiza en 1,15?

– En la parábola de 4, 3-9 está en juego la suerte de la semilla. ¿A quién se dirige Jesús?  ¿Qué enseña sobre la semilla? ¿Qué enseñanza pretende inculcar?

– En la explicación de la parábola de 4, 13-20 está en juego la diferente clase de los suelos. ¿A quién se dirige? ¿Hay una progresión de lo sembrado según la naturaleza de los suelos? ¿Qué enseñanza pretende inculcar?

– Mc 4,26-29. ¿Sobre qué versa la parábola? ¿Qué enseña?

– Mc 4,30-32. ¿Cuál es el punto central de esta parábola?

  • ¿Qué situaciones o circunstancias le pudieron llevar a Jesús a hablar así del Reino de Dios?

– Mc 4, 35-41. Fijarse en el v. 35. ¿Dónde están y  a dónde se trata de ir?

  • Leer bien toda la perícopa. ¿Lo más subrayado qué es: el poder de Jesús o su enseñanza? ¿Cómo es presentado Jesús? ¿Cómo son presentados los discípulos?
Resumen del cuarto encuentro (4-11-2020)

Con alegría y agradecimiento por el reencuentro, retomamos el evangelio de Marcos, escrito sobre el año 70 y centrado en la persona de Jesús. El objetivo es hacer una lectura continuada y participativa, en un contexto creyente y comunitario, de forma lenta, reposada y meditativa; cuestionándonos qué implica Jesús en nuestra vida y existencia, de modo que pueda provocar una transformación personal y social al descubrir en Él, el Reino de Dios.

Marcos a través de Juan, que bautiza con agua en el Jordán, nos prepara para entender el Ministerio de Jesús. En el relato del bautismo tenemos la clave fundamental. El evangelista establece la dimensión profunda y teológica de Jesús como hijo de Dios: “Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco “. Padre, Hijo y Espíritu.

Jesús, poseedor del Espíritu de Dios en plenitud, quiere sumergirnos en Él a través del Evangelio y liberarnos de los espíritus que incitan nuestras vidas. Sin ésta profunda experiencia religiosa de Dios como Padre misericordioso que tiene Jesús y que enfatiza la entrega de Cristo a la humanidad, su transformación personal y social serían inexplicables.

Jesús a los 34 años en Galilea, reformulando conceptos importantes de la fe judía, inicia su predicación al pueblo de Israel, para que asuma su papel en la salvación, aceptando a Dios en su propia existencia. El Reino de Dios es correlativo al pueblo de Dios. Un pueblo que lo acepta, visibiliza y testimonia. Con la llamada a los primeros discípulos, en Cafarnaúm, forma una pequeña comunidad que acoge y extiende el Reino de Dios.

Las controversias anuncian un tiempo nuevo para todo el mundo. La misericordia, el perdón y el amor, colocan al ser humano en el centro y sobre toda ley. La tercera controversia, nos ofrece una predicación optimista cargada de signos; la boda, el vestido y el vino nuevo, simbolizan la Nueva Alianza y la novedad del mensaje de Jesús. El modo de afrontar y enfrentar las discusiones con escribas y fariseos, nos permite afirmar que, en algún momento de su vida, Jesús, estuvo en búsqueda religiosa. La confabulación entre fariseos y herodianos para eliminarle, pone fin a las controversias y Marcos, nos prepara para la cruz.

La novedad del Reino de Dios encuentra resistencia y Jesús pasa a ser un líder espiritual que crea conflicto. Las enemistades irán en aumento. Socialmente su comportamiento era ofensivo, los escribas llegados de Jerusalén afirman que estaba poseído por Satanás y la familia de Jesús se traslada a Cafarnaúm, para tratar de restituir su honor, porque en el mundo judío del s. I, la familia tenía una importancia fundamental y decisiva.

Sin embargo, su mensaje también suscita esperanza entre las personas sencillas que ven en Él un profeta, un hombre bueno que ama y dice la verdad. Con Jesús nace una familia nueva, los que cumplen la voluntad de Dios.

Las circunstancias actuales hacen que nos preguntemos, cómo vamos a salir, como sociedad y como Iglesia En el confinamiento, hemos sido probados en el sufrimiento. Hemos podido reflexionar sobre nuestras propias limitaciones y tal vez nos hayan hecho más humildes. El incremento de situaciones de necesidad, no sólo económica, nos ha invitado a ser más generosos. También nos ha permitido crecer en confianza en Dios. Nuestras comunidades cristianas han tenido que dedicar tiempo y esfuerzo para mantener y construir la vida de la comunidad de un modo distinto y tal vez la pandemia, pueda condicionar la lectura del Evangelio.

Saldremos evidentemente minorados, más reducidos. La retracción fruto del miedo, el cambio de costumbre, la falta de motivación y evidentemente los fallecimientos, fruto de la pandemia, han adelantado unos años una realidad que iba a llegar a la Iglesia. Las primeras comunidades cristianas fueron muy plurales. Pablo y Marcos, evangelizadores de gentiles tuvieron grandes dificultades con las comunidades de Jerusalén, integradas por judíos, familiares de Jesús, que pretendían tener una mayor autoridad. Sin embargo, las pequeñas comunidades que surjan entre nosotros, deben evitar sentirse mejores que los demás y convertirse en guetos. El evangelio de Marcos es una llamada al universalismo.

El seguimiento de Jesús provoca fraternidad y crea comunidad con todos, porque su experiencia es la de un Dios misericordioso. Como sucesores de los pioneros que lo hicieron hace más de 50 años, debemos construir la comunidad cristiana de S. Francisco Javier de forma abierta y acogedora, siendo levadura para crecer y dar fuerza, sal para dar sabor y luz en las tinieblas.

Lecturas recomendadas: Evangelio de San Marcos y Exhortación del Papa Francisco “La Alegría del Evangelio”

Curso 2019-2020

Resumen del tercer encuentro (27-2-2020)

La llamada de Jesús a sus discípulos, permitió configurar una pequeña comunidad para predicar y crear el Reino de Dios en la tierra. La tarea nada fácil de crear comunidad, implica participación, comunicación, puesta en común de intereses, renuncia a nuestros individualismos  y  actuar al servicio de la causa de Dios, que es el Reino de Dios.

Marcos al inicio de su Evangelio, nos presenta a Jesús: Un hombre lleno del Espíritu de Dios y proclamado Hijo amado de Dios, que  bautiza con el Espíritu Santo. El Espíritu, que actúa en todos los cristianos y en todos los seres humanos, nos lleva a Jesús y Jesús nos envía al Espíritu, atendiendo a las circunstancias de cada persona. El Espíritu y Jesús, son inseparables.

Movidos por el Espíritu de Dios y fieles a Él, encontramos la libertad y el discernimiento personal, para en conciencia, decidir seguir a Jesús, porque  la acción del Espíritu  Santo, no es sólo sacramental como durante siglos entendió la Iglesia de Occidente. Es tiempo de recuperar y reivindicar su importancia.

La Iglesia, cuestionando sus propias actividades y enseñanzas, ha hecho una lectura crítica y valiente referenciada en el Evangelio. Con capacidad de regeneración y rejuvenecimiento, en la exhortación  Evangelii Gaudium, el Papa Francisco nos insta a ser  Iglesia en salida y a ANUNCIAR el Evangelio con ALEGRIA, porque ”La Alegria del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”. La Iglesia, y nosotros formamos parte de la Iglesia, debemos salir, dar testimonio,  atender a las necesidades del otro,  tender puentes y socorrer a los pobres, porque Jesús es Iglesia en salida.

Jesús no anunció el Evangelio en las grandes ciudades de Galilea, como Séforis, Tiberias o Magdala, residencia de las élites pro-romanas, porque Jesús ha venido a buscar a los pecadores, a los que sufren, a los pobres, proclamando: “CONVERTIOS Y CREED EN  LA BUENA NOTICIA”.  Su mensaje es atemporal.

Convertirse implica una transformación personal y social, poniendo a Dios en el centro de la propia existencia. Creer en el Evangelio es confiar en la Buena Noticia y aceptar la presencia del amor de Dios y de su Reino. Ignacio Ellacuría, afirmaba que aceptar el Evangelio implica revertir la historia.

Para Aguirre, el Evangelio de Marcos, se trasmitió inicialmente de forma oral y en el proceso de formación se fue adaptando. El resultado es un relato perfectamente elaborado, que permite entender lo que el autor  quiso decir. Tenemos como ejemplo, las cinco controversias galileas de Marcos,  expuestas de forma circular. La primera y la última son  curaciones. La segunda y la cuarta son discusiones de los fariseos, con los discípulos por la actitud de Jesús, y con Jesús sobre la actitud de los discípulos. En el centro está la tercera controversia,  LA PALABRA,  que proclama la novedad del Reino de Dios. 

Jesús en las controversias, usando un lenguaje provocativo y paradójico, promete valores específicos del Reino de Dios. Perdona los pecados -hasta ese momento sólo a Dios pertenecía ese poder-. Proclama la Misericordia, el Perdón y el Amor. Anuncia el Reino de Dios y la llegada de un tiempo nuevo a todo el mundo, colocando al ser humano en el centro, devolviéndole su dignidad y preminencia sobre cualquier ley.

Releer la sección de las controversias (del capítulo 2,1 al capítulo 3,6) para descubrir el hilo trazado por Marcos, es francamente enriquecedor.

Lecturas recomendadas: Evangelio de San Marcos y Exhortación del Papa Francisco “La Alegría del Evangelio”

Retomando la lectura del Evangelio de Marcos

Vamos a retomar la lectura continua e implicativa del Evangelio de Marcos, que comenzamos el curso pasado.

Tenemos presente el objetivo de esta lectura, que no es cuestión de repetir ahora. Pero sí parece necesario dedicar la primera sesión a releer y recordar la sección del relato de Marcos que ya vimos. Si conserváis los esquemas os podéis servir de ellos.

Para la preparación de la reunión del 4 de noviembre se propone la tarea siguiente:

1.- Lectura detallada de los tres primeros capítulos de Marcos. La atención debe centrarse, ante todo, en la persona de Jesús, en lo que hace, en lo que dice, en las reacciones que suscita con atención a los diversos interlocutores, en la relación de unos episodios con otros.

2.- Conviene leer bien todo, pero para refrescar la memoria vamos a fijarnos en algunos puntos claves, que ya vimos el curso pasado:

 Cap 1, 1-15

  • El v. 1 puede considerarse como el encabezamiento de todo el evangelio
  • En estos versículos se realiza una presentación de Jesús.
  • ¿Cómo es presentado Jesús en 1, 9-11?
  • ¿Qué significan las tentaciones de Jesús y como se relaciona con el bautismo?

Cap 1, 14 -15

  • El anuncio programático de Jesús

Cap 2,1 a Cap 3,6

  • Son cinco controversias de Jesús. ¿Quiénes son sus adversarios?
  • ¿Qué está en juego en estas controversias?
  • ¿Qué relación tienen estas controversias con el anuncio del Reino de Dios?
  • ¿Cómo se relacionan estas controversias con lo que antecede y con lo que sigue en el capítulo 3?
Resumen del segundo encuentro (23-1-2020)

El jueves 23 de enero, nos reunimos nuevamente con el objetivo de iniciar una lectura SERIA, CREYENTE, CONTINUA Y TRANSFORMADORA del Evangelio de S. Marcos; descubriendo, como comunidad, aspectos desapercibidos hasta ahora, profundizando en el mensaje religioso de la vida del Señor y buscando un conocimiento penetrante de Jesús para seguirle.

Iniciamos el encuentro, orando en la presencia de Dios, rogándole que abra nuestros corazones a su Espíritu, que nos ayude a construir comunidad a la luz del Evangelio y que ilumine esta transformación en comunión con otros. La narración del Evangelio de S. Marcos comienza con la preparación de Ministerio de Jesús. Y nos presenta a Juan, predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados con agua y anunciando que Jesús bautizará con Espíritu Santo.

S. Marcos describe una experiencia teológica fundamental y decisiva en la vida de Jesús: Saliendo del agua del bautismo, el Espíritu entra en Él y oye una voz que le designa como HIJO AMADO DE DIOS.  Jesús adquiriendo conciencia de su misión, iniciará la vida pública, al servicio de su Padre. 

El mismo Espíritu que acababa de recibir, lo empujó el desierto. S. Marcos, habla de las tentaciones sin describirlas. Sin embargo, anuncia la prefiguración de un mundo nuevo y presenta a Jesús como un nuevo Adán. La carta a los Hebreos nos dice que Jesús es en todo igual a los hombres, excepto en el pecado. Lo que parece imposible para los hombres es posible para Dios.

La entrega de Juan el Bautista y la llegada de Jesús a Galilea, proclamando con gran claridad la culminación de un tiempo y la llegada del Reino Dios, marcan el comienzo de su Ministerio.

Al igual que los profetas Isaías y Daniel, Jesús habla del Reino de Dios y nos pide confiar, que es creer en la profunda transformación histórica, personal y social que predica el Evangelio, para ver el mundo a la luz del Reino de Dios y vivir de un modo distinto. El cristianismo implica una forma de vida resistente y con profunda esperanza. El tiempo nuevo exige conversión.

La llamada de Jesús a los primeros discípulos y su decidida respuesta a seguirle, dejándolo todo, es una verdadera catequesis de vocación cristiana. A partir de este momento Jesús estará siempre con sus discípulos.

Marcos, al inicio de la vida pública de Jesús, nos describe un día en Cafarnaúm, dedicado íntegramente a su Ministerio. Un Ministerio con múltiples acciones (enseña, cura enfermedades, expulsa demonios y ora) y en distintos espacios (la sinagoga, la casa de la suegra de Pedro, la ciudad y un lugar solitario); porque todos los espacios, pertenecen al Reino de Dios.  Al final del día, ante la incomprensión de los discípulos, salen de Cafarnaúm. El Ministerio de Jesús, es itinerante, debe recorrer toda Galilea.  El anuncio del Evangelio, de la Buena Nueva de Dios debe llegar a todos.

Nos despedimos, rezando el Padre Nuestro.

Lecturas recomendadas: Evangelio de San Marcos y Exhortación del Papa Francisco “La Alegría del Evangelio”

Resumen del primer encuentro (21-11-2019)

El jueves 21 de noviembre, de la mano del teólogo Rafael Aguirre, comenzamos “Construir Comunidad”, un proyecto que pretende analizar el papel que nos corresponde a los creyentes en la comunidad.

Ante una Iglesia salpicada de escándalos y profundamente desprestigiada, una Iglesia sin relevancia social -de los mártires de nuestro tiempo la prensa se olvida-, una sociedad fragmentada y secularizada en la que Dios ha desaparecido de nuestra vida y de nuestra convivencia, hay quien se conforma con la nostalgia del pasado y quien pretende formar guetos.

El Papa Francisco nos propone una Gran Renovación en la Iglesia y una vida cristiana coherente con el mensaje de Jesús, mediante un cambio del modo eclesial que incorpore al Concilio Vaticano II las nuevas realidades y necesidades mundiales, poniendo fin al clericalismo que se olvida de la comunidad.

El cristianismo nació entre una minoría de judíos que vivieron la experiencia transformadora de la fe y del encuentro con el Dios de Jesús. Un Dios único que enseña a ver la vida con gran esperanza y entusiasmo espiritual, un Dios que da libertad a la persona, un Dios que implica la conversión a una vida fraterna y testimonial.

Ser cristiano hoy implica, convencimiento, experiencia de Cristo, capacidad de resistencia y comportamiento personal.

No estamos solos, Dios y el Espíritu Santo, están presentes y actúan en todos los corazones y en medio de la Sociedad.

Hace 55 años se construyó nuestra parroquia gracias al empeño de unas cuantas personas. Hoy nos toca a nosotros construir una comunidad Parroquial que recupere los orígenes del cristianismo.

  • Que sea comunidad en común, sin importar el número de miembros, pero bien organizada.
  • Que anuncie y transmita la fe.
  • Que cultive la experiencia espiritual del Dios de Jesús.
  • Que celebre la fe en las Eucaristías.
  • Inclusiva y acogedora.
  • Participativa y con elevada capacidad de autogestión (todos cabemos y somos necesarios).
  • Con proyección social al exterior, al servicio del Reino de Dios, no auto referenciada. Comprometida con los pobres y desvalidos.

LECTURAS RECOMENDADAS:

“LA ALEGRIA DEL EVANGELIO” (Exhortación apostólica del Papa Francisco), Introducción y primer capítulo.

EVANGELIO DE S. MARCOS: Cuatro primeros capítulos

Crecimiento en la oración

Legión de María

La Legión de María  es una asociación de fieles católica, fundado en 1921 en Irlanda, por Frank Duff.

El grupo existe en la parroquia desde hace más de 30 años, visita a personas mayores que viven solas en sus domicilios o residencias, tratando de dar esperanza desde la fe.

Si estás interesado, contacta con la Parroquia.

Grupo Taizé

La comunidad monástica de Taizé, se centra en la oración, la meditación cristiana y la reconciliación.

Siguiendo su ejemplo, un grupo de cristianos procedentes de distintas confesiones, se reúnen  en oración en nuestra parroquia, los últimos viernes de cada mes, a las 20h, en el pequeño oratorio del primer piso de los locales parroquiales.

Estás invitado a participar.